Siguiendo el rastro de Jonas

La nieve tiene algo especial. Lo deja todo blanco, suave y espumoso. Es posible que Boston se haya llevado la mejor parte de la ‘snowzilla’ Jonas. Ha nevado mucho (muchísimo, en mis términos madrileños) pero no lo suficiente para colapsar la ciudad. Y aunque el sábado desde la ventana temíamos a las ráfagas de viento que chocaban contra nuestras ventanas, al día siguiente, muchos, como niños, salimos a disfrutar.

Seguir leyendo “Siguiendo el rastro de Jonas”

Anuncios