12º

El abrigo abierto, las convers puestas y una ligera sonrisa. ¿Quién iba a decir que un número pudiera provocar estados de ánimo? Cierra los ojos, siente la brisa en tu cara y disfruta. Hoy hace 12 grados.

Anuncios

Siguiendo el rastro de Jonas

La nieve tiene algo especial. Lo deja todo blanco, suave y espumoso. Es posible que Boston se haya llevado la mejor parte de la ‘snowzilla’ Jonas. Ha nevado mucho (muchísimo, en mis términos madrileños) pero no lo suficiente para colapsar la ciudad. Y aunque el sábado desde la ventana temíamos a las ráfagas de viento que chocaban contra nuestras ventanas, al día siguiente, muchos, como niños, salimos a disfrutar.

Seguir leyendo “Siguiendo el rastro de Jonas”

Frío

Llega un momento en el que el frío se te mete por dentro, como agujas clavándose ininterrumpidamente. Por muchas capas que lleves o por mucha ropa térmica que vistas. Y en esos larguísimos minutos uno se pregunta: ¿y cómo será cuando estemos a -20ºC?

Más en Flickr

Diferencias entre Allí y Aquí

Estas vacaciones he tenido problemas con algunos verbos y adverbios de lugar. ¿Qué es aquí? ¿Y allí? Y volver es ¿ir a Madrid o ir a Boston? Vosotros sois los que vais a tener que darle un significado determinado. Mi utilización de los mismos varían dependiendo del día y de mi situación geográfica.

Como decía ayer, voy a tachar otra tarea de mi lista de ‘Cosas que hacer en Navidad’ y a hacer un resumen de las principales diferencias o cosas llamativas que me he encontrado en estos cinco meses en Boston.

Seguir leyendo “Diferencias entre Allí y Aquí”

Primer semestre, resumen de trabajos

Estas Navidades tenía el objetivo de hacer un resumen de todas las peripecias formativas en Northeastern University, escribir un listado de las cosas que más me han llamado la atención de estas tierras estadounidenses, e incluso actualizar mi WordPress que no me deja insertar Javascript. Debo admitir que de mi listado ‘Cosas que hacer en vacaciones’ sólo he cumplido el de comer lo máximo posible (así andamos) y ver a todos los amigos y familiares que se pueda en tres semanas. Sí, en Navidad fui como el turrón y volví a Madrid.

Así que antes de que este segundo semestre coja ritmo, algo que ocurrirá aproximadamente en veinticuatro horas, voy a intentar llevar a cabo dos de las tres tareas que tenía previstas para Navidades: resumen académico y busca las siete diferencias entre Aquí y Allí (que, finalmente, intentaré hacer mañana).

Seguir leyendo “Primer semestre, resumen de trabajos”

Otoño en Boston

Antes de ayer, por fin, conseguí salir a intentar fotografiar el otoño. Y, como viene siendo habitual, casi me pierdo el Momento. Parecía que no iba a ser nada especial. Que el cielo no se volvería fuego. Y es cierto, no ardió. Pero las sombras se alargaron, la luz se intensificó y la magia ocurrió.

De repente, todo el que cruzaba el río Charles por el Boston Bridge University se paraba, sacaba el móvil y hacía una foto. Fue ese tipo de momento en el que todo se alinea para crear un recuerdo: los niños saltando sobre las hojas caídas, las regatas con sus gritos entrenando para la competición de este fin de semana, Back Bay a lo lejos con sus fachadas rojas a todo color y los rascacielos reflejando los últimos resquicios del sol.

Se me olvidaba que a veces no hace falta que lo maravilloso ocurra para que un instante sea especial.

 

Más fotos en Flickr

Barras simbólicas, españoles en New England

Si de vez en cuando os pasáis por este blog, os habréis dado cuenta de que hay un nuevo elemento ocupando la parte superior de la página. Es una gráfica de barras de toda la vida que, incluso, puede que casi no percibáis, dependiendo del brillo de vuestra pantalla.

Los datos que representa no son inventados. En principio, iban a ser algo meramente simbólico, no iba a comentar su significado ni su procedencia, pero luego junté las cifras… Y aquí estoy.

Seguir leyendo “Barras simbólicas, españoles en New England”

Hoy ha sido un día raro

Hoy has tenido un día raro.

Te has levantado, has hecho el desayuno, has hablado con tu familia de más allá del océano – que no del muro -, has leído los cientos de páginas de papers que tenías para esta semana, has hecho la comida y has vuelto a leer. Y esa sensación – no extraña, no buena ni mala, sólo una presencia – te ha acompañado en todos tus pasos, cambios de hoja y reojos al móvil.

Al final, no sabes si por cambiar o para quitarte ese ligero dolor de cabeza que se te ha puesto, has salido a la calle. A impregnarte de normalidad. A capturar ese atardecer a las seis de la tarde, que, por cierto, casi te pierdes.

Y a la vuelta, después de tirar la basura – sí, todo tan raro -, te has dado cuenta. La distancia impone un ritmo ajeno a la actualidad de casa, te hace ser espectador aunque seas participante, te mantiene en la periferia aunque quieras estar en el centro.

Sí, Internet ayuda – oh benditos medios digitales y apps radiofónicas – , pero no hay nada como una buena charla sobre lo bien o lo mal que van las cosas. O sobre qué significa un 47,8%.

La ardua tarea de encontrar alojamiento en Boston

Si te dicen que visualices la ciudad de Boston, ¿qué ves? Seguramente su skyline, el río Charles, parques y gente, estudiantes la mayoría.

La capital del estado de Massachusetts es conocida, no sólo por ser la primera ciudad que se sublevó contra los ingleses en la Guerra de Independencia, sino por hospedar a más de veinte universidades, entre ellas las reconocidas Harvard University y el Massachusetts Institute of Technologies (aunque, en realidad, se encuentra en Cambridge, el vecino norteño de Boston). En torno a estas instituciones surgen numerosos negocios y ramas empresariales, sobre todo relacionadas con la investigación, y alrededor de sus estudiantes también crecen posibilidades económicas, aunque menos innovadoras.

Seguir leyendo “La ardua tarea de encontrar alojamiento en Boston”