Diferencias entre Allí y Aquí

Estas vacaciones he tenido problemas con algunos verbos y adverbios de lugar. ¿Qué es aquí? ¿Y allí? Y volver es ¿ir a Madrid o ir a Boston? Vosotros sois los que vais a tener que darle un significado determinado. Mi utilización de los mismos varían dependiendo del día y de mi situación geográfica.

Como decía ayer, voy a tachar otra tarea de mi lista de ‘Cosas que hacer en Navidad’ y a hacer un resumen de las principales diferencias o cosas llamativas que me he encontrado en estos cinco meses en Boston.

Mi vida en una App

Creo que el título de este apartado resume perfectamente mi uso del móvil: la compra, las transacciones, el control de las cuentas y la utilización del autobús a través de diferentes APPS.

Empecemos por la compra.

Instacart, salvando mi bolsillo

screenshot-www instacart com 2016-01-11 21-45-03Boston es muy caro (importantísima diferencia con España), tanto que la solución que he encontrado para no arruinarme comprando tomates ha sido Instacart, una aplicación que te permite hacer la compra online. El servicio incluye la posibilidad de comprar en los principales supermercados (StarMarket, Costco, HarvestCo, H-Mart) y en el aceptable (buena calidad, buen precio… más o menos) Market Basket.

Lo ideal sería tener este supermercado a cinco minutos de casa, para poder ir a hacer la compra físicamente. Pero dado que a mi alrededor sólo tengo un StarMarket (bastante carillo, sólo comprando a través de ofertas -tienen muchas- se (me) hace aceptable) y un Trader Joe’s (una especie de versión más barata de Whole Foods que, en realidad, no es tan barata), hay que utilizar la tecnología. Porque una de las cosas que aquí es raro encontrarse es la posibilidad de hacer la compra online a través de las webs de los supermercados. Sólo  (que yo sepa) Stop & Shop (se llama PeaPod) y Costco lo tienen.

El único problemilla de Instacart es que tienes que hacer una compra relativamente grande para que te salga económico. El pago del envío es 5 dólares mínimo y hay que dejar propina al señor que te hace la compra y te la lleva a casa. Porque este servicio, al igual que Uber, es realizado por gente que tiene un rato libre en la semana y aprovecha para comprar a otras personas. Y cuando digo propina no digo un dólar. Lo cual me lleva a…

…propinas, me desmoralizáis

Sí, porque la propina es un tanto por ciento de la cantidad final. No un 5% o un 7%, sino u 10%, un 15%, un 18% o un 20%. En el caso de Instacart me escaqueo un poco pagándola una vez realizado el envío y poniendo la cifra que a mi me parezca conveniente (no menos de cinco dólares porque sino me siento culpable), pero en los restaurantes es inevitable. De forma que al final una cena no sale por 20 dólares (plato único, sin bebida y muchas veces sin postre) sino por unos 25 dólares (optando por el porcentaje más bajo generalmente aceptado: 15%).

Y siempre tienes que dejarlo, aunque no te haya gustado el camarero o  la comida. Siempre.

Transferencias, ¿existís?

Imaginad que queréis pagar el alquiler de vuestra casa. Imaginad que habéis acabado con los tres cheques que os da el banco cuando os abrís una cuenta. Imaginad que, como muchos estadounidenses, vuestro casero no quiere que le hagáis una transferencia. ¿Solución? Entrar a la web del banco para que éste envíe un cheque a una determinada dirección postal y el casero pueda ingresarlo en su cuenta. De locos.

La mayor parte de los pagos funcionan así si no es posible realizarlos a través de tarjetas de crédito. De hecho, es más normal hacer una transferencia a un número de móvil o a una dirección de correo electrónico que a otra cuenta del mismo banco. Y mientras las dos primeras opciones son gratuitas, la última tiene comisión. Sí, aunque las dos cuentas sean del mismo banco.

screenshot-venmo com 2016-01-11 21-39-42De esta forma surgen diferentes APPs para salvarnos del embrollo. Si habéis ido al cine allí (en España), es probable que hayáis visto a Carmina (madre de Paco León) anunciando la primera App para realizar pagos a amigos a través del móvil. Bueno, el anuncio miente porque no es la primera. Aquí, lo que utilizamos para que los camareros no se vuelvan locos en nuestras cenas de los viernes dividiendo una cuenta en 10 tarjetas de crédito diferentes es Venmo, que hace exactamente lo mismo.

Otra APP que se utiliza mucho para controlar gastos entre compañeros de piso (por ejemplo) es SplitWise. Metes las cantidades que uno va pagando, cuál es el porcentaje a dividir y la APP calcula quién debe a quién y cuánto. Y si es mucho dinero, haces un ‘Venmo’ que las transferencias ya hemos quedado que son muy caras.

Controlando al autobús

Boston es conocida por tener un buen sistema de transporte público. Es tan “bueno” (sobre todo la línea verde) que me hace echar mucho de menos al Metro de Madrid (que hace años que ya NO vuela). A pesar de todo, debo decir que no funciona mal, aunque la puntualidad de los buses deja mucho (muchísimo) que desear y el diseño de la red de metro da para muchos estudios.

En cualquier caso, como aquí hace mucho frío (o eso se supone, el calentamiento global está haciendo estragos), tienen algo muy bueno: control por GPS de los autobuses. Para alguien que en Madrid (Alcorcón) ha tenido que esperar más de veinte minutos a un autobús que se supone que pasa cada 10, esto es un gran avance. ¿La APP? CatchTheBus. Hay que pagar un dólar por ella pero merece la pena.

El único problema es que puedes estar 10 minutos viendo que la APP dice que tu autobús está a 3 minutos para que en un segundo aparezca que tienes que esperar otros 20.

 

Obviamente hay diferencias que no están representadas en aplicaciones móviles:

  • los extraños te saludan por la calle… y te dan conversación. Qué queréis que os diga, se me hace muy raro. Sí, soy una chica que no mira a la gente a los ojos en el metro. Y hay mucha gente de Boston que piensa igual que yo. Por eso tienen fama de fríos. Las capitales son lo que tienen (imagino).
  • es más barato comer de fastfood todos los días que cocinar en casa. Aunque es posible que no haya tanta diferencia en este aspecto…
  • el agua (del tiempo, no caliente) es gratis.
  • Massachusetts tiene una relación insana con el alcohol. La ley dice que te tienen que pedir un documento identificativo (el DNI no vale, tampoco el carnet de conducir, sólo el pasaporte o un carnet del estado)  a todos aquellos que parezcan menores de 40 años. Y si no lo presentas es probable que no te dejen entrar a muchos pubs, aunque sólo vayas a pedirte una Coca Cola.
  • los bañadores de natación sólo se venden en la temporada de primavera verano. Y si quieres practicar este deporte en otoño y en invierno dependes de la compra online.

Y eso es todo por ahora. Seguiremos informando. Sobre todo cuando llegue el frío 😉

 

 

 

 

Anuncios

4 comentarios sobre “Diferencias entre Allí y Aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s